Cabinas de Pintura, características y elementos básicos

Los vehículos entran 'desnudos' en las cabinas de pintura, bien en el proceso de fabricación, bien en el de reparación de la carrocería, y deben salir de punta en blanco. Es por ello que una buena cabina de pintura para vehículos de turismo, comerciales o industriales deba reunir una serie de requisitos básicos, a saber:

  1. Desde el punto de vista constructivo, tiene gran importancia el espacio y el diseño, tanto del foso como la salida de gases al exterior, de forma que se asegure la ausencia de turbulencias y de sobrepresiones. La construcción de la cabina debe ser modular, pero sólida.

  2. A la hora de fabricar la cabina de pintura es fundamental el empleo de buenos aislantes térmicos y acústicos, tanto en los paneles que conforman el perímetro del recinto de pintura, como en los paneles que conforman el grupo impulsor. Además, la cabina debe tener un acabado que garantice inalteradas las características de funcionamiento a lo largo de su vida (10/15 años) ó 15/20.000 horas de trabajo.

  3. El nivel de iluminación de una cabina de pintura debe ser uniforme y nunca inferior a 800 'lux' a la altura del piso.

  4. La velocidad de aire en el interior de la cabina hay quien afirma que es la característica fundamental, y debe ser siempre superior a 30 m/s para asegurar una correcta evacuación de gases. Esta magnitud debe asegurar una renovación de aire alrededor de los 250-300 renovaciones/hora. O sea, la ventilación de la cabina debe garantizar una sobre-presión constante y uniforme en el interior del habitáculo, y además se tiene que ajustar al tipo de pintura que se use. Tampoco hay que olvidar que el caudal de aire debe estar de acuerdo al espacio.

  5. El techo filtrante de la cabina de pintura debe ser suficientemente amplio para garantizar la ausencia de corrientes contrarias al flujo vertical existente, cuya presencia determinaría la creación de remolinos, que terminarían afectando al acabado final.

  6. La cabina de pintura debe constar de un sistema de calefacción y de regulación que garantice una temperatura constante y uniforme en toda la superficie y a todas las alturas con una diferencia máxima inferior a 5ºC. Es decir, la caldera debe tener una potencia térmica capaz de generar más de 80.000 kcal/h.

  7. Un buen sistema de control del nivel de saturación de los filtros del techo también es clave en una cabina de pintura.

  8. La cabina de pintura tiene que contar con una adecuada superficie de filtros para pintura en expulsión, bien colocados en la zona de paso de aire, que garanticen una retención no inferior al 85/90% de las partículas de pintura 'over spray' que no se depositan.

Tipos de cabinas

Los distintos tipos de cabinas de pintura existentes en el mercado español de automoción hoy en día se reducen a las dimensiones del recinto, el número de filas de luces, así como la potencia y características del grupo impulsor, pero, en líneas generales, el escaparate es el siguiente:

  1. En función del sentido de la corriente de aire en el interior, puede haber varios tipos de cabinas de pintura. Se suelen definir de 'Flujo Vertical' las cabinas cuya corriente de aire bajan desde el techo filtrante hacia el suelo en sentido vertical, saliendo hacia el exterior a través de lugares dejados abiertos expresamente.
    Otro tipo son las llamadas cabinas de 'Flujo Semivertical', caracterizadas porque la corriente de aire baja desde un restringido techo filtrante, colocado en una extremidad en la instalación, y sale al exterior a través de adecuadas aberturas ubicadas estratégicamente en la zona inferior de la pared opuesta al techo filtrante.
    Dentro de este grupo, también están las cabinas de pintura de 'Flujo Horizontal', que son aquellas cuya corriente aérea es horizontal al suelo, entrando el aire generalmente a través de marcos filtrantes, colocados en la estructura de las puertas, y saliendo a través de otros marcos también filtrantes ubicados estratégicamente en la pared opuesta. Para más señas, las cabinas de flujo semi-vertical y horizontal se suelen utilizar para el pintado de vehículos, fabricados industriales o para zonas de preparación.

  2. En función del sistema de impulsión y de extracción del aire, se encuentran las cabinas de pintura conocidas en el argot como tipo 'Globo', es decir, con sólo un grupo de impulsión de aire (un motor y un ventilador), o las del modelo 'Equilibrado', o sea, las que cuentan con un ventilador, grupo impulsor y grupo extractor (dos motores y dos ventiladores).

  3. En función del sistema utilizado para alcanzar la temperatura deseada en la fase de secado, se pueden distinguir cabinas con renovación total del aire de reciclado, o con renovación parcial del aire interior de la cabina (hay que dejar bien claro que es precisa una renovación mínima del 20% del aire). Pero, prácticamente, todos los modelos de cabina existentes en la actualidad tienen un mismo sistema de trabajo, y todos los pasos de la fase de secado son automatizados, de manera que la única preocupación del operario es pulsar un botón.

En la actualidad, hay una tendencia encaminada al aumento de la productividad consistente en la utilización de arcos automáticos infrarrojos, con los que se logra una reducción de tiempos, sobre todo en el caso de piezas. Teniendo en cuenta que cerca del 80% del trabajo de un taller son golpes sobre piezas que no requieren pintar todo el vehículo, supone un aumento apreciable de la producción.

Respecto al sistema de filtrado, es prácticamente idéntico en todos los modelos, siendo lo más habitual el empleo de filtros secos. Es cierto que existe un sistema de filtrado por cortina de agua, pero está en desuso.
 

Hoy en día, las exigencias legislativas medioambientales están extendiendo el empleo de grupos depuradores de carbón activo, gracias a los cuales se reduce drásticamente la expulsión de gases nocivos a la atmósfera exterior.
 

No obstante, los expertos precisan que la utilización de una cabina de pintura es, indudablemente, uno de los factores que influyen en el acabado de un vehículo, siendo el principal objetivo de un buen profesional un acabado perfecto. Sin embargo, consideran que sería un grave error pensar que por el simple hecho de pintar en una buena cabina se pueden descuidar otros aspectos como la preparación de la chapa, un lijado perfecto, una limpieza tan cuidadosa como para garantizar que ninguna partícula de polvo haya quedado en la superficie a pintar. O sea, preparación y limpieza son dos ingredientes básicos para el acabado final.

Cabina Tipo
 

La cabina tipo más requerida por el taller en la actualidad consta de unas dimensiones que oscilan entre 6,6 Lx4Ax2,80 h y 7,20x4x2,85; con dos filas de luces (1.500 watios); con un grupo impulsor capaz de generar 24.000 mch y de 120.000 kcal/h.; una temperatura de 60º C en fase de secado, y con un cuadro de mandos automático.
La instalación de un grupo expulsor, que a la vez purifique los gases que se emiten al exterior, también es una posibilidad, aunque no la más habitual. El precio medio rondaría los tres millones de pesetas.
 

A la hora de elegir una cabina de pintura (para coches, furgonetas, camiones o motos), las variables que tiene en cuenta el taller son el volumen y el tipo de vehículo. Al mismo tiempo, no debería olvidarse del servicio técnico y asistencia del fabricante y la disposición rápidad de piezas de recambio. Otros expertos también subrayan que "las cabinas de fabricación nacional ofrecen más garantía que las extranjeras".
 

Respecto a si el taller debe tener en cuenta el tipo de acabado (base agua, acrílicos, poliuretanos, etc.), los especialistas consultados afirman que "las principales diferencias entre la pintura convencional y al agua se encuentran en el trato que debe darle el pintor, así como en los tiempos de secado. A la hora de elegir un tipo de cabina, la difererencia no es tal".

En cuanto a los requisitos legales, las cabinas de pintura deben ser máquinas homologadas por las consejerías de industria, con su certificado de homologación CE y "debe justificarse que están excluidas de la calificación de Zona 0 en cumplimiento del Reglamento Electrotécnico de Baja tensión. Además, deben cumplir la normativa de compatibilidad electromagnética, así como la legislación medioambiental vigente.

 

Cabinas de Pintura, Garantía de Protección Medioambiental

Las crecientes exigencias gubernativas en materia de protección medioambiental están condicionando la concepción, producción y utilización de gran cantidad de productos industriales de uso cotidiano. En este cambiante contexto tal vez uno de los sectores más afectados sea el relacionado con la especialidad de pintado de automóviles. Las medidas proteccionistas aludidas, cada vez más necesarias para garantizar la vida sobre la corteza terrestre, afectan a todos y cada uno de los actores que intervienen en el proceso de pintado de los vehículos. Desde el productor de la materia prima, hasta el aplicador del producto, incluyendo todos los pasos intermedios (almacenaje, envasado, etc.). Este mes nos hemos preguntado cuál es el papel que juegan las cabinas de pintura como garantes del cumplimiento de las normativas. En qué medida su especialidad resulta fundamental en la protección del medio, y cómo asumen los profesionales de la reparación la tarea que les corresponde desarrollar en este sentido. Con el fin de recabar los datos necesarios, nos hemos dirigido a los principales fabricantes, importadores y distribuidores de cabinas de pintura del país. El resultado ha sido enormemente satisfactorio por lo que desde estas líneas queremos agradecer sinceramente su colaboración.

La importancia de la filtración

En primer lugar habría que aclarar que la utilización de cabinas de pintura no supone, en sí misma, actividad de protección medioambiental alguna.

Sin embargo, sí existe un componente fundamental a la hora de garantizar el cumplimiento de las normas, evitando la emisión de gases y productos nocivos; protegiendo la salud de los profesionales y garantizando buena calidad en el acabado de las reparaciones. Estamos hablando de los sistemas de filtración de estos recintos casi herméticamente cerrados. La filtración y depuración de los resíduos ocasionados por la pintura es un aspecto fundamental para la protección del medio natural. También lo es lógicamente, el mantenimiento en perfectas condiciones de todos y cada uno de los elementos filtrantes presentes en la cabina.

Podemos encontrar éste tipo de componentes en las cabinas bajo múltiples formas y aplicaciones. En este contexto tal vez los más importantes son: los filtros de suelo del habitáculo (para el retención de partículas sólidas), los filtros de extracción o evacuación (para la eliminación de olores y gases); y los filtros situados en la parte superior "Plenun" (para la depuración de partículas ambientales). Junto a ellos existen otros como los grupos depuradores, los cartuchos de carbón activo, etc.

Pinturas modernas

Hasta aquí hemos hablado de la importancia de los sistemas de filtración en las cabinas de pintura. No obstante, hemos querido saber qué ha supuesto para estos recintos de trabajo la incorporación de nuevas bases y componentes en las resinas de las pinturas de última generación (Base Agua, HS, UHS, etc.). La mayoría de los encuestados coincide en señalar que la llegada de estos nuevos productos ha supuesto, sobre todo, un aumento de la calidad de vida de los profesionales que desempeñan su actividad en el interior de las cabinas de pintura. Además, ha supuesto ciertas modificaciones en los planteamientos técnicos constructivos, fundamentalmente en la velocidad del paso de aire en cabina y caudales.

Evolución constante

Las cabinas de pintura no son -a pesar del mantenimiento prácticamente invariable de su aspecto exterior- unos equipos inmutables en su configuración técnica. A lo largo de los últimos años, estos recintos de trabajo han tenido que adaptarse a las nuevas exigencias en lo que respecta a las condiciones de trabajo y materiales empleados. Hoy en día existe una mayor automatización de los equipos y también es mayor la preocupación por la evacuación de elementos nocivos para la salud, lo que ha llevado (como ya hemos comentado) al aumento de los caudales de aire en su interior. Junto a estas innovaciones hay que añadir la reducción de los consumos energéticos (electricidad y combustibles) y la incorporación de nuevos elementos de seguridad, como dispositivos SUWA, presostatos de máximo y mínimo, manómetros de control y regulación de las presiones de trabajo, etc. De otro lado, se ha iniciado la incorporación de sistemas de reparación rápida, en los que la novedad es incluir elementos de lijado y secado en el área de pintado, aumentando la transparencia de las paredes, ya que con la utilización de secado por infrarrojos, no es necesario mantener aislamiento térmico en las mismas. En cualquier caso, la evolución de estos equipos está supeditada en gran medida a la aparición de nuevas tecnologías de trabajo y de nuevas normativas, que podrían traducirse en la incorporación de elementos de filtración más específicos con sistemas aún más completos.


El mercado

Según la opinión de los fabricantes e importadores de cabinas de pintura, la evolución del mercado en España es positiva. Entre las causas apuntadas destacan: el crecimiento de algunos talleres de la especialidad de chapa y pintura, la mejora de las instalaciones que han podido quedar obsoletas y la incorporación de nuevas tecnologías y procesos de pintado. Sea como fuere, lo cierto es que los profesionales españoles de la especialidad de chapa y pintura están tomando mayor conciencia de la necesidad de dotarse de los medios y equipos necesarios para realizar su trabajo.

Lejos quedan ya los tiempos en los que con grandes dósis de artesanía e imaginación podían suplirse las carencias en equipamiento de algunos centros de trabajo, afortunadamente para todos.

Objetivos clave para el repintado de vehículos

 

Situación provisional

Objetivo final

Máximo contenido promedio en disolventes
(Excluyendo agua)

64,3%

54,5%

Reducción de la emisión correspondiente

40%

60%

Fecha límite para nuevas instalaciones

10/2001

10/2004

Fecha límite para instalaciones existentes

10/2005

10/2007

Umbral de empleo de disolventes por año

500 kg

500 kg

 

CONSEJOS DE MANTENIMIENTO DE LAS CABINAS
DE PINTURA Y ZONAS ANEXAS

NIVEL 1.- CADA 50 HORAS:
-Sacar los prefiltros del grupo generador,
limpiarlos con un cepillo y soplarlos con aire a presión.
-Sustitución de los filtros del suelo
en caso de estar presentes en la instalación.
-Control visual de los filtros del techo.

NIVEL 2.- CADA 200 HORAS:
-Para las cabinas con o sin basamento de chapa,
limpiar las bandejas y rejillas o fregar el suelo.
-Limpiar todos los cristales de la cabina.
-Sustitución de los filtros del grupo generador.
-Control de las correas de transmisión.
-Sustitución de los filtros del grupo generador
DEPURADOR / EXTRACTOR si está presente.

NIVEL 3.- CADA 250 HORAS:
-Limpiar las paredes internas de la cabina con un paño humedecido y champú para automóviles.

NIVEL 4.- CADA 600 HORAS:
-Sustituir los filtros del techo limpiando el interior
del pulmón y los marcos de los filtros.

NIVEL 5.- CADA 1.200 HORAS:
-Control del quemador y de la salida de humos (realizado por personal técnico cualificado
y autorizado por la marca del quemador).
-Limpieza del intercambiador de calor
del grupo generador.
-Revisar el estado de las juntas de goma.

NIVEL 6.- CADA 2.500 HORAS:
-Sustituir las correas de transmisión del grupo
generador y del grupo DEPURADOR / EXTRACTOR
si está presente.

NIVEL 7.- CADA 5.000 HORAS:
-Engrasar los rodamientos de los motores,
realizado por personal técnico cualificado.
-Sustitución de los tubos fluorescentes.
-Sustitución de todas las juntas de goma,
tanto de pantallas como de puertas.

NOTA: En los trabajos de limpieza interior del habitáculo, se recomienda realizarlos con la cabina en funcionamiento. La duración de los filtros del techo de las cabinas, así como los cartuchos de carbón, podrá variar en función de la toma de aire de la cabina y del cumplimiento del mantenimiento indicado para los filtros de fibra sintética.

 

LA DIRECTIVA COV

La directiva COV establece unos límites para la reducción de la emisión de disolventes en la Unión Europea. Es de aplicación a una amplia gama de procesos industriales, incluidas las actividades de pintado en plantas preparadas para ello y las actividades de elaboración de pintura.
 

No aplica a las operaciones de pintado al aire libre tales como el mantenimiento de edificios, puentes, etc. Los objetivos clave de la Directiva para el repintado de vehículos se muestran en la tabla adjunta. Los datos se refieren a todos los elementos empleados en los procesos de pintado, desde la limpieza superficial hasta el acabado final y el pulido.
 

El repintado de vehículos se define como: toda reparación, conservación o decoración fuera de la línea de producción del fabricante del vehículo, y contempla todo trabajo de repintado de vehículos. Los recubrimientos originales con materiales para el acabado, por ejemplo: la construcción de las carrocerías de los vehículos comerciales, también se encuentran contemplados, aún cuando sea llevado a cabo en la línea de producción o el vehículo sea un remolque o la cantidad de disolvente empleada sea inferior a 15 toneladas anuales.